Archivos Mensuales: enero 2012

Ensayo: “Sobre la chingada manera de pensar del mexicano…”

“Sobre la chingada manera de pensar del mexicano…”
 
 
 
Octavio paz (poeta mexicano) en su libro “El laberinto de la soledad” y en especial en uno de sus ensayos (llamado “Los hijos de la Malinche”) trata de explicar el por que de la actitud del mexicano,  quien ya a leído este ensayo y para quien no, Paz el poeta notable mexicano ganador del premio noble, explica al mexicano como: LA EXTRAÑEZA que provoca nuestro hermetismo ha creado la leyenda del mexicano, ser insondable. Nuestro recelo provoca el ajeno. Si nuestra cortesía atrae, nuestra reserva hiela. Y las inesperadas violencias que nos desgarran, el esplendor convulso o solemne de nuestras fiestas, el culto a la muerte, acaban por desconcertar al extranjero.” Es claro que el mexicano es diferente al resto del mundo, por sus tradiciones, su cultura pero en especial por su manera de pensar, el mexicano, tiene el potencial para ser grande, para ser lo que desea, pero, como nuevamente Octavio Paz lo menciona en su ensayo, la mentalidad del mexicano es su punto débil, el mexicano trabaja duro, horas forzadas, en tiempos que son inhumanos, pero cuando al mexicano no se le dice que hacer si no, que piense en la manera que debe de hacerlo, ahí entra el problema, Paz describe perfectamente al mexicano con la idea del obrero moderno o mejor dicho los hijos de la maquina: “El obrero moderno carece de individualidad. La clase es más fuerte que el individuo y la persona se disuelve en lo genérico.” El mexicano por ideología es un borrego, sigue al rebaño, acepta ordenes y no las cuestiona o peor aun, no genera sus propias ideas u ordenes. Por ende al recibir ordenes se generan niveles sociales, quien dan ordenes recibe un salario más alto, que aquel que las recibe, esto da pauta a la idea de Octavio paz que relaciona en el ensayo de los hijos de la Malinche, el mexicano le da miedo pensar y aun mas miedo expresar sus ideas, porque, al hacerlo, los demás (el rebaño) no acepta esa idea  ya que viene de una “oveja” al igual que ellas, y no de un lobo o unpastor, Octavio paz lo describe de manera mas clara y sencilla: “Un mexicano es un problema siempre, para otro mexicano y para sí mismo.”  Es un problema por la manera de ser del mexicano, se entiende la redundancia en todo esto, el mexicano no es el que ordena por que teme a crear sus ideas, y teme a crear sus ideas por que los mexicanos no tienen la capacidad de hacerlas, y no las hace por que otros mexicanos no creen en aquel mexicano que se sale del rebaño y emprende un camino turbio y logra pensar, pensar fuera de la caja (o en este caso del establo). Otro ejemplo puede ser, que fue primero el huevo o la gallina, pero en este caso seria, que fue primero la negativa del mexicano ante otra idea de un mexicano o el no crear ideas propias por el rechazo de los mexicanos…
Pasando a otro punto importante en el ensayo que se esta tratando de exponer, es aquel el cual Octavio Paz menciona en estas líneas: “EN NUESTRO lenguaje diario hay un grupo de palabras prohibidas, secretas, sin contenido claro, y a cuya mágica ambigüedad confiamos la expresión de las más brutales o sutiles de nuestras emociones y reacciones. Palabras malditas, que sólo pronunciamos en voz alta cuando no somos dueños de nosotros mismos.” Refiriéndose alas groserías que, abudan en el léxico del mexicano, pero otro poeta se refiera a las groserías como algo que se debe decir en el momento exacto, por que las groserías describen algo que no se puede explicar de una manera correcta, Octavio paz  se refiere a ellas como: Cada letra y cada sílaba están animadas de una vida doble, al mismo tiempo luminosa y oscura, que nos revela y oculta. Palabras que no dicen nada y dicen todo.” Octavio Paz expone que cada país tiene una mala palabra que lo identifica que es parte de su cultura e historia, que refleja una identidad propia, en nuestro país Paz detalla cual es nuestra palabra como: “Esa palabra es nuestro santo y seña. Por ella y en ella nos reconocemos entre extraños y a ella acudimos cada vez que aflora a nuestros labios la condición de nuestro ser. Conocerla, usarla, arrojándola al aire como un juguete vistoso o haciéndola vibrar como un arma afilada, es una manera de afirmar nuestra mexicanidad.”  La palabra ala cual se refiere Octavio paz es la siguiente, y que se me permita escribirla completamente en mayúsculas para su lectura la CHINGADA.
Ejemplo de cómo  un mexicano utiliza esta palabra para aquellos que no conozcan la manera de emplearla, Paz utiliza este ejemplo : “¡Viva México, hijos de la Chingada! Verdadero grito de guerra, cargado de una electricidad particular, esta frase es un reto y una afirmación, un disparo, dirigido contra un enemigo imaginario, y una explosión en el aire.”  Pero Paz cuestiona ¿quién es la chingada y quiénes son sus hijos?  Y el mismo Octavio Paz se responde “… los extranjeros, los malos mexicanos, nuestros enemigos, nuestros rivales. En todo caso, los “otros”. Esto es, todos aquellos que no son lo que nosotros somos” y referente ala chingada  paz dice: “Ante todo, es la Madre. No una Madre de carne y hueso, sino una figura mítica. La Chingada es una de las representaciones mexicanas de la Maternidad, como la Llorona o la “sufrida madre mexicana” que festejamos el diez de mayo.”
 
Desviémonos un poco del tema y busquemos el significado que tiene esta palabra en otros países ”La voz y sus derivados se usan, en casi toda América y en algunas regiones de España, asociados a las bebidas, alcohólicas o no: chingaste son los residuos o heces que quedan en el vaso, en Guatemala y El Salvador; en Oaxaca llaman chingaditos a los restos del café; en todo México se llama chínguere —o, significativamente, piquete— al alcohol; en Chile, Perú y Ecuador la chingana es la taberna; en España chingar equivale a beber mucho, a embriagarse; y en Cuba, un chinguirito es un trago de alcohol”
 
Pero que dice Octavio paz respecto a esta palabra tan identificable al mexicano, tan orgullosa de ser nacional “En México los significados de la palabra son innumerables. Es una voz mágica. Basta un cambio de tono, una inflexión apenas, para que el sentido varíe
 
Para explicar mejor la idea y entender el porque de esta palabra identifica al mexicano, utilizaremos dos ejemplos “Se puede ser un chingón, un Gran Chingón (en los negocios, en la política, en el crimen, con las mujeres), un chingaquedito (silencioso, disimulado, urdiendo tramas en la sombra, avanzando cauto para dar el mazazo),” Octavio paz describe que la palabra chingada se divide en dos partes, aquel que chinga y aquel que es chingado, entonces es claro la idea ya, el mexicano  lamentablemente chinga porque es chingado, el circulo vicioso, el chingado circulo vicioso, se podría decir en este caso, el mexicano aquel, si se recuerda el mexicano-oveja se chinga por que el chingon le da las órdenes, da su idea, aquella la cual no se atrevió a generar el mexicano-oveja y por eso es el chingado…
 
Lo que trato de exponer en este ensayo es la manera en como piensa el mexicano, en base a la investigación de Octavio Paz en su ensayo “Los hijos de la Malinche”, lo hago para tratar de cambiar esa mentalidad de derrotistas, de huevones, de hijos de la chingada que somos y tratar de ser mejores, tener ideas grandes, por que el mexicano es chingon, pero no solo se debe de decir si no se debe actuar, y evitar de una vez, de seguir aumentando el chingado circulo vicioso en el que nos mantenemos o al menos yo ya no formo parte de ese chingado circulo y espero que quien lea esto forme su criterio y decida si asi es su opción salirse de ese chingado circulo que no trae nada bueno, y dar por terminado la ya chingada idea que Octavio Paz y con justa razón nos define:
“El mexicano y la mexicanidad se definen como ruptura y negación. Y, asimismo, como búsqueda, como voluntad por trascender ese estado de exilio. En suma, como viva conciencia de la soledad, histórica y personal.”
 
Isaac Contreras
Anuncios
Etiquetado , , ,