Archivos Mensuales: mayo 2012

“Dr. Jekyll + Mr. Hyde= Dr. Hyde” (Analisis/Ensayo)

“Dr. Jekyll  + Mr. Hyde= Dr. Hyde”

Que de la vida si la vives por una venganza, si vives por vengarte de alguien, o mejor dicho si te entregas a tu sombra, que tu sombra viva por medio de tu cuerpo, si le entregas el poder de tu cuerpo a Mr. Hyde que será de tu vida, siempre consciente de ello… un preámbulo al análisis de la película “old boy” y la relación con la lectura “Encuentro con la sombra” la película nos muestra la venganza de una persona, por lo sucedido en los tiempos de colegio, 4 personas testigos que verán como una persona entrega la vida a la venganza, la sombra es todo aquello que desconocemos conociendo, o como R.D. Laing lo dice  poéticamente : “El rango de lo que pensamos y hacemos/está limitado por aquello de lo que no nos damos cuenta./ Y es precisamente el hecho de no darnos cuenta/ de que no nos damos cuenta” la sombra vive en el otro lado de nuestra conciencia, nos dirige por medio de mensajes los cuales no percibimos, pero  que pasa cuando somos consientes de nuestra sombra, cuando nos damos cuenta que no nos estábamos dando cuenta, ahí se presenta otro problema o más que problema una decisión a tomar: o cambias o te entregas a tu verdadera personalidad (luz y sombra) en la película podemos observar como el personaje Woo-jin Lee, entrega su vida a la venganza, por lo ocurrido con su hermana, fabrica toda una pesadilla en vida para Dae-su Oh, a quien culpa de la muerte de su hermana, por eso al inicio de este análisis cuestiono, ¿Qué de la vida si la vives por una venganza? Claro ejemplo de Woo-jin lee, tras a ver cumplido su venganza después de tantos años, puso fin a su vida, para entender mejor lo que trato de decir, nos serviría una frase de Confucio: “Antes de empezar un viaje de venganza cava dos tumbas” woo-jin Lee lo sabía, el precio de su venganza seria su vida, su vida giraba en torno a ese motivo, o dicho en otras palabras su vida era la venganza, entonces, si  conocemos la existencia de nuestra sombra y la aceptamos como es, (diciendo esto y entendiendo que en realidad nos aceptamos como somos) ¿no somos éticamente mas seres humanos?, seres pensantes, seres libres, pues han comprendido la existencia de la sombra, la dualidad sumergida en el ser humano, bueno y malo, blanco y negro, entendiendo que nuestro Doctor jekyll es el lado bueno de la vida, el lado positivo, y el Señor Hyde es lo malo, nuestros deseos prohibidos, el lado negativo del ser humano… Pero si el ser humano a decidido ser la unidad, el producto de esa dualidad (Dr. jekyll + Mr Hyde= Dr. Hyde), no es acaso eso lo que el ser humano busca y no ha encontrado o pretendo no encontrarlo buscando así en otros lugares a sabiendas  que ahí no está lo que busca, la venganza como mero propósito en la vida, eso es lo que trato de plantear, quizás como el sueño de ir a un continente o a un  país o ser millonario o tener una esposa, etce…etc… Eso es lo que propongo, acaso el vengarte de alguien no puede ser un motivo del ser humano, un motivo no mal visto por la sociedad, ¿por que cuestiono la venganza como propósito de la vida? me explico, una percepción de la venganza es un motivo para vivir, para personas que no cuentan con la voluntad de tomar decisiones, un propósito en la vida es bueno ¿no? Eso nos lo han dicho por mucho tiempo, pues bien, una observación(muy particular trascendente ala pelicula) observamos como el vengativo Lee vivía y contaba con una gran cantidad de dinero, (departamento y trabajo  de gran costo monetario, como así también prendas de vestir y tecnología de espionaje, etc, etc…) imaginemos que a partir de generar el propósito de la vida, y que optemos por que sea una venganza vivas por ello y consigas llegar a las estancias económicas como las del joven Lee, entonces la vida, tu vida a los ojos de la sociedad seria una confirmación exitosa de una buena vida ¿no? Moralmente o éticamente, la consumación de sueños en la vida de un hombre a partir de la utilización de la venganza como un propósito en la vida, también como lo dice Balzac: “En la venganza el más débil es siempre más feroz.” Entonces, la venganza nos ayuda a ser personas fuertes, decididas, consientes, ayudamos a nuestro Mr Hyde que crezca y no sea un debilucho, ayudamos a nuestra sombra, nuestra sombra nos ayuda, somos lo que somos a partir de la comprensión de lo que somos… un Dr. Hyde….

Isaac Contreras

Anuncios

“Canción de tumba” de Julián Herbert (LIBRO)



“Así, desde la fiebre o la psicosis, es relativamente valido escribir una novela autobiográfica donde campea la fantasía. Lo importante no es que los hechos sean verdaderos; lo importante es que la enfermedad o la locura lo sean; no tienes derecho a jugar con la mente de los demás a menos que estés dispuesto a sacrificar tu propia cordura.”
****
La historia de un hijo que cuida a su madre enferma de leucemia, desde el hospital universitario de Saltillo, Julián Herbert nos cuenta la vida que vivió con su madre los recorridos por la república mexicana, de norte a sur, de sur a norte, la vida de una prostituta y sus hijos, Julián Herbert nos habla de su infancia, adolescencia y su adultez, como también nos cuenta la vida con sus hijos y sus diferentes mujeres, nos cuenta sus viajes,  los viajes imaginarios y reales, los viajes escritos, los viajes que sirven para olvidar el momento donde se está, los viajes que te hacen ver tu vida como si fueras una tercera persona, Julián Herbert viaja a través de su pluma (o mejor dicho de su laptop) mientras escribe esta (su) novela, escribe su vida y la de su madre, el nos lo dice en estas siguientes líneas del por qué escribe: “escribo para transformar lo perceptible. Escribo para entonar el sufrimiento. Pero también escribo para hacer menos incomodo y grosero este sillón de hospital para ser un hombre habitable (aunque sea por fantasmas) […] Mientras pueda teclear podre darle forma a lo que desconozco y, así ser mas hombre. Por que escribo para volver al cuerpo de ella: escribo para volver a un idioma del que nací” hablar de la enfermedad, hablar de una enfermedad que no es tuya y que te afecta directamente, hablar de la enfermedad de tu madre y vivirla a sabiendas que; “si te dedicas a cuidar a un enfermo, te arriesgas a vivir en el interior de un cadáver” hablar de la enfermedad de tu madre y sentirla poéticamente explotable para la construcción de una novela autobiográfica, la experiencia del último tramo de la vida, escrita en unas cuantas líneas (206 páginas) la inmortalidad de la prostituta que no se vendía,  prostituta socialista y lectora, de una belleza,  que anhela las luces de la habana,  una prostituta que viaja, que encarga a sus hijos con nanas, que vive su vida, una prostituta que yace al final en una cama de hospital en la sección masculina con otro nombre, conectada a tubos, mangueras, maquinas, sueros, medicinas…pero que es la vida si no un camino para la inmortalidad, que es la muerte si no el primer paso del inmortal…
Javier García Rodríguez en su libro Barra Americana nos dice: “Te gustan desde siempre las obras de ficción cuyos protagonistas son escritores. A estas alturas tú ya has leído gran cantidad de libros que hablan de escritores, de libros que hablan de escritores que se parecen al escritor que escribe el libro, de libros que hablan de escritores que escriben libros, o de escritores que no pueden escribir libros, o de escritores que escriben un libro que no es el libro que quieren escribir, o de escritores que ven cómo otro escritor escribe el libro que ellos mismos desean escribir, o de escritores que escriben el libro que alguien les encarga imitando el estilo de otro escritor, o de escritores con éxito pero sin prestigio crítico, o de escritores con prestigio crítico pero que no venden, o de escritores incapaces de escribir, o de escritores que viven para poder escribir, o de escritores infelices, o de escritores frustrados, o de escritores profesores, o de escritores que mueren antes de acabar una novela, o que matan por una novela, o que…”
Y Julián Herbert es uno de ellos, un escritor que escribe su vida a partir de la enfermedad de su madre para que el dolor sea menos doloroso, un escritor que le han dado una beca para realizar un libro que no ha empezado, un escritor que escribe a partir de la realidad, desde la fiebre o la psicosis, un escritor mexicano, un escritor que nos dice: “tengo que escribir para que lo que pienso se vuelva más absurdo y real. Tengo que mentir para que lo que hago no sea falso”, un escritor que tras la recuperación momentáneamente de su madre nos devela una verdad “¿Qué será de estas páginas si mi madre no muere?” un escritor que: “siempre narro en presente en busca de velocidad. Esta vez lo hago en busca de consuelo mientras percibo el movimiento del avión como un abismo puesto en pausa”
Y yo soy uno de esos lectores,  que disfrutan leer esta (esas) novela, esas novelas donde el protagonista son escritores (en la vida real o en la ficticia), que nos cuentan su vida, o parte de ella, y más si son a partir de hechos reales, con un poco de fantasía, pero eso no importa ya lo dice Herbert, simplemente que la enfermedad o la locura sean sinceras, donde el lector impacientemente quiere terminar la novela, como la enfermedad lo hace con el cuerpo,   como la locura acaba con la razón,  donde el monologo de la razón habla acerca de la locura como un perfecto reflejo de pánico…

¿Que es Canción de tumba?, no puedo más que utilizar unas líneas de la misma novela para describirla, Canción de tumba es: “recuperar la cordura significa que tus demonios han vuelto a su sitio. Ya no pueden atormentar a nadie más. Solo a ti”