Preámbulo nocturno; Manuscrito hallado antes de escribir un cuento…

 “Manuscrito hallado antes de escribir un cuento…”

Hay periodos donde odio esta profesión a la que me dedico, esta profesión que no se en que momento me arroje a ella con esta fuerza que recuerdo, decía que existen etapas que detesto en esta mi profesión de escritor (pero solo me engaño)

Esos periodos son cuando tengo que escribir, me viene el insomnio, la mente se llena de pensamientos (¿reacios?) dudas, soluciones a problemas inexistentes, problemas sin soluciones.

Periodos donde provengo de un letargo con la pluma, y es de golpe, como si la esponja-cerebro se exprimiera, tengo que vaciar-exprimir mi cerebro-esponja.

Manchar estas hojas con tinta de ideas, vomito;/: cuentos, poemas, capítulos, ensayos, basura literaria y el insomnio.

Y el insomnio, ese que no me deja soñar…
Pero eso no es todo lo malo (que de malo tiene que me este muriendo) la profesión, el insomnio y el calor…

El maldito calor en estas noches de insomnio, sentado en la silla desnudo (miento) escribiendo no se que cosas, sin sentido, (hierba que se corta, agua que destila) y el maldito calor que no me deja dormir, y el maldito insomnio que no me deja (¿sentir?) (¿soñar?) pegajoso y estas hojas amarillas y esta pluma azul que se acaba (esta llena) y las ideas se van escondiendo, se burlan, juegan despiertas, corren, ríen  gritan, esta profesión de pescador y esas musas que me lanzan su voz, y yo en este infierno (¿tan feroz?) en esta procesión (¿profesión?) con amor (¿y absurdidad?) o calor irrisorio (¿insomnio?) cuanto desconcierto para un acto (¿tan temido?) y el calor.

Y aquí me encuentro en esta barca individual, sobre este océano,  tratando de pescar una idea o dos, atarlas, matarlas, atraparlas en esta red y que no salgan, que hagan volar, pero que no vuelen, pero el insomnio y esta profesión es lenta, esperando atrapar o que te atrapen; entonces se escucha a lo lejos el canto de una musa (¿sirena?)  pica el anzuelo y te levantas de la cama, en busca de la hoja y jalas la cuerda, se resiste, pelea, presionas, escribes, cede, ganas (¿pierdes?) y el calor, el calor y el insomnio…

Isaac Contreras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: