Fibonacci 0… Señor de las papas fritas 1…

Un viaje de colores (al centro de la célula…)

Descubres que el desierto de Arizona es una dualidad: día y noche,  el desierto que descubrí en la noche, un viaje al núcleo de lo místico,  no se en que momento me perdí en mi caminar, solo sé, que el primer recuerdo que tengo desde que empezó todo esto, fue  en el segundo después,  de la puesta de sol, ver a un vaquero cabalgando  a gran velocidad entre el cruce de la calles,  antes de entrar al freeway, descubrí la casa de humo,  solo somos niños decía la pared pintada con diversas manos, solo somos niños… La belleza que descubrimos a través de  aquel que hablaba de Leonardo Pisano Bigollo y el humo, recuerdo mi caminar por el desierto, en busca de esa silueta de  la serpiente, recuerdo también que íbamos a gran velocidad escapando de la policía, recuerdo, tras parpadear, el encuentro con la madre de la gran mascara,  no se como llegamos al gran edificio que algunos llamaban mall, mall, recuerdo el mal de amores que borre en el viaje al centro de la célula,  pero tengo tennis nuevos,  me sorprendo viéndolos, no se como los consegui, ¿de donde salieron? tras despertarme del sueño, que dormitando en esa gran sala soñaba con un gran concierto de rock, afuera el festival, salí corriendo, con mis tennis nuevos, corrí, era el segundo día cuando descubrí al chaman, me felicito por los tennis nuevos, el tenia unos parecidos, 2+2=4, la limpieza de lo etéreo, la abstracción de lo cotidiano, quemamos al ser de paja, dos metros 10, comer bestias mansas alimenta al mal guerrero, comer bestias salvajes alimenta la saciedad, come papas fritas, numero 84  please,  number 84 , thank you, ketchup, ok thank you, no pretendas seguir en esta dirección,  acelera, acelera, nos persiguen, las nubes parten el gran ojo luminoso, he probado los colores y las formas, saciedad y suciedad, el espíritu enfermo sobre tennis nuevos, sigue la linea de humo, esto no lo aprendes en la escuela, cenizas blancas y aleja las moscas, ellas se queman en la sopa, como las brujas lo desean, el arquitecto de la nada dibuja edificaciones mientras a gran velocidad percibo la realidad a través del cristal polarizado, el calor se pierde cuando cae el sol, las nubes ríen y su risa se las lleva el viento, avanza, avanza,  casi nos alcanzan, ¿te conté del chaman? ¿te conté de mis tennis nuevos?  te cuento que existen reservas indias que atraen a toda la población,  gracias a su aire acondicionado, te contare de una mujer que lo puede todo, no se en que momento llegue a la habitación donde se practicaba la orgía del sexo tantrico, claro que participe, un grupo de excursión, una secta en busca del ser espiritual,  aun  recuerdo el numero de la habitación , recuerdo las instrucciones: no penetrar, solo se controla la energía  piel con piel, con las manos sobre el hermoso cuerpo de todas las almas que estamos en esta habitación,  hasta llegar al orgasmo, el cuerpo un aposento para los dioses que dan y reciben energía, energía suficiente cuando terminas de comer el paquete #1 papas y soda tamaño mediano por favor,   cambio ya, cumbia yo, cuando llegue al tercer día a las ruinas de aquella lejana tierra, el desierto lo absorbe todo, a uno, siendo turista, siendo consciente de la pulcritud de la cultura, doy gracias,  que  la soledad se mide en intervalos de 4 minutos con cero nueve sec. descubrí que lo que perseguía no era una silueta de una serpiente sino la perfección de la naturaleza desértica dimensionada a partir de las  matemáticas, siendo la geometría de ciertas piedras situadas y acompañadas del astro luminoso que hacia crecer la sombra del totémico tallado por el chaman de profesión tallista, piedras preciosas que se venden a five dolla’ or two for eight dollaa”  que bonitos ojos tennis debajo de esas dos piedras,(no es lo mismo piedra que roca, repitió el chaman) La sombra de la serpiente piedra, hermoso sol que se oculta teóricamente tras las montañas, a lo lejos, el cielo se pinta de colores que saben cálidos,  que se conservan en la nevera, fuimos al funeral de la bruja mientras se desvanecía su hogar, descubrimos la zona de descanso, 5 minutos y nos vamos, regresamos a la carretera, nos alejábamos cada vez mas del desierto de Arizona, con sus coyotes, chamanes y sus buffets con deliciosos hot cakes y jamón con puré de papa!
En la letanía, el gran dragón parte el cielo en dos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: