Archivos Mensuales: mayo 2014

Abismo 00

¿Por qué facilitarle todo al lector? ¿Por qué no complicarlo? Arriesgarlo al limite de hacerlo parte del libro, y no simplemente ese juez/verdugo de ojos dispersos…piensa en sus manos, el lector tiene manos y tiene el libro entre sus dedos, yo no soy Monelle, pero también te hablaré de las formas

Anuncios

Una novela llamada “Hamburguesa clásica con papas y soda chica a solo 62 pesos” o “hay historias que no deberían terminar nunca”

20131216_12442320140422_17280920131201_124456

(Sentado en el restaurante pensando la gran novela observo como) una madre saluda a su hijo que le grita desde  la zona de juegos de plástico tan colorido y esas caras en los aviones, carros, trenes pegadas en la pared, recuerdo mi infancia, adentro de esos tubos, escondido,  salir de la escuela llegar a aquel (y ya cerrado local)  escondido, leyendo entre la tubería, escondidos de todos de todo, con mis gafas grandes y  atrapado en la historia, sumergido en la trama,  escondido en mi fortaleza… como me gustaría que esto fuera verdad, algo, un poco,  ni gafas, ni tubería, nada de libros en mi infancia mucho menos esa soledad que le cargo al personaje, así se da la 1 pm y el mesero me pregunta que si quiero algún condimento, deja dos  ranch y se va, vuelvo a comenzar a armar un lío de palabras, pensando, dudando, creando personajes que no serán mas que mi propio yo,  así empiezo a recapacitar en el titulo, que no  quede duda(que no y que no…) sobre esta belleza y terrorífica sensación de pensar historias, a todas horas, en todo momento, siempre alejado de una pluma  o un papel (¿por que no usas la grabadora de tu celular, por que no el app de notas? no es lo mismo, esa es la excusa) lo que quiero decir es, ir perdiendosé en la construcción de esa historia que nunca escribirás, dejarlo todo, abordar la trama, sumergirte en tu inconsciencia (¡carajo que gran historia! ) pero ahí queda inconclusa, sin una simple letra marcada-tatuada en algún lienzo… voy al baño me veo en el espejo, he dejado la mochila en la mesa,que valor al a traverme a dejarla ahí, con todo lo que tengo, con la vida portátil que me he cargado al hombro, que seria de mi si… explote, podría salir corriendo nadie pensaría que después de comer un ser común y corriente deje una bomba en la mesa dentro de la mochila, podría funcionar, así el personaje se involucra en el lugar, todos los terroristas son idiotas, este no lo seria este va a interactuar con el lugar, pasar sus últimos momentos de vida, comer una hamburguesa, el mesero le trae dos de ranch, la soda de siempre, las papas grandes -se lo merece, ¡esta a punto de explotar!- y luego al baño, mirarse al espejo, y hacerlo, simplemente ahí, sin pensarlo , es tan complicado escribir o describir al personaje que no debe de pensar, escribir sin pensarlo, la novela no funcionaria si no fuera esto un… así paso 10 minutos pensando en la historia, 10 minutos que podría aprovechar en un performance, justamente aquí, de la  nada, jalar la mesa y hacer una actuación, una danza interpretativa, entonces, tenemos al personaje terrorista en el baño, el bailarín en su performance, al niño leyendo en un túnel escondido, ¡claro! la madre, esa madre que lo saludaba y ahora le toma fotos encima de la silla, que aplaude, que busca el enfoque táctil, ahora, no, otra vez, otra foto, así, ya esta, el filtro, -¿cual será su cuenta de instagram? para hacer mas real esto- ella, la madre, ¿divorciada? pero puede que el padre este trabajando, es la hora de comida y la madre, pero ellos no tienen uniforme, los niños, quizás, ¿vacaciones? ¡como no lo había pensando! un trabajador ¡CLARO! el del ranch,  entonces, la clave es: “desea algo mas?” la respuesta “si por favor dos de ranch” pero no puede quedar ahí, todos piden dos, siempre dos, ¿algo mas?  tiene que ver algo mas, acaso que el mesero intente ser el héroe de esta historia? limpiar el baño y toparse a,  o saliendo de cagar, y, revisar ortografía, quizás pretender que sea el héroe, pero el twist, la mirada, el “era una broma, caíste, ¿listo para activarla?”  la ultima frase incluso debatir sobre si la hamburguesa que le sirvió estaba buena o no, una pequeña discusión sobre el tema y luego la llamada y, ¡NO! llamada no, una canción, la clave es la canción que pondrá un tercer cómplice para saber que deben detonarla, escuchan los primeros acordes observan la bocina, luego entre ellos, y -¡no era hombre, era mujer! esto no tiene nada que ver con la historia, por eso lo escribo, escribo que escribo…- olvido la historia por un momento, así acaba, así, sin terminar acaba la novela, estoy permeado de esta morfología, te maldigo Calvino, ¡te maldigo!, quizás toda historia nunca deba terminar, porque entro en la filosofía “quisista“? TODA HISTORIA NO ACABA NUNCA ¿acabar o terminar? cual que defina esto, que palabra que defienda esto,  ¿quien sobreviviría a una explosión en este lugar? ¿quizás el que esta leyendo-espiando (esto que escribo) en la mesa detrás de mi? pero, si yo estoy en el espejo viéndome que he tenido esta idea, ¿hay alguien que abrió mi mochila y revisa o porque no decir esta escribiendo esto? “dos de ranch, si como no…. aquí están tus dos de ranch, y ¡PUM!”

así sale el señor del baño peinándose, la madre con el niño en brazo lamiendo el cono de nieve se aleja del área de juegos, el mesero deja dos ranch en otra mesa, entonces esto es el fin o mejor dicho ¡Kaputt!