Archivos Mensuales: junio 2015

ARTÍCULO: “Increíble espectáculo el de: el día de hoy, ¡Atentos todos voy a votar¡”

images_11

La democracia es la mancha en ese dedo, pronto a limpiarse, pronto a olvidarse.

Desde la elección pasada hasta la del día de hoy (nueva fecha electoral), he notado una creciente mania, corriente, ¿moda? De personas subiendo su foto con su pulgar manchado(señal de que han votado o mejor dicho que ya no pueden votar nuevamente) lo que me preocupa, o mas que preocupación lo que me inquieta es, la ahora si moda que se ha hecho este selfiefinger, primero empece a notarlo con las personas que conozco, los cercanos, se quienes son, como piensan, que es lo que hacen día con día, su manera de expresarse, su manera de comportarse, sus acciones y sus respectivos comentarios en las redes sociales: ¡Su manera de vivir! Muy lejos de toda esa fotografía, encuadre, ángulo hacia abajo sonrisa de celebridad ¡foto! aunado del caption que no se genera ni se demuestra opinión personal sino todo lo contrario: Viral.

Me preocupa que la democracia se ha puesto de moda, y ninguna moda ha servido para salvar a un país, me inquieta la fotografía al igual que un terremoto, uno debe preocuparse más por las replicas.

¿Pero a que quiero llegar con todo esto? no lo se, por eso lo escribo, observo las corrientes de personas que votan sin saber el porqué, las que votan para salvar al país, los que no votan y no hacen nada, los que no votan y alzan la voz por su decisión y aquellos que votan para tomarse una fotografía con su dedo manchado.

No me salvaguarda la acción de la fotografía si no lo que hay detrás (una vida de lo que hoy no pregonan),o lo que estará por delante: el olvido, al limpiarse ese dedo, cuando la tinta escurra y se olvide ese falso ¿patriotismo? Esa falsa ¿democracia? Ese fervor inútil, una escena de crimen perfecta, la tinta/democracia en espirial perdiéndose en el grifo hacia un lugar que sabemos desconocer.

Eh ahí las replicas, el sufrimiento de lo inesperado, con que facilidad se salta a otra moda, a veces pienso que en algún lugar que desconozco hay un calendario de características y magnitudes gigantescas, en el cual una serie de seres destinados describen cada moda y en su exacto momento de presencia en las sociedades, hoy toca el dedo negro mañana la cara manchada…

Incluso las caras, observa sus rostros, esas expresiones a la hora de la foto, antes, durante y después, es en verdad de dar aplausos y ponerse de pie a esa pequeña tragicomedia en 3 actos, hay incluso los que se perfeccionan y hasta que la foto no sea la mejor (pongo pensamientos en sus cabezas y me cuestiono si pensaran que tienen que ganarle al post de arriba o al de abajo o conseguir mas likes con dedos manchados serán mas patriotas consumidores reacios de la democracia, a veces pongo pensamientos en mi cabeza ¿por qué se toman esa fotografía?), es inevitable no mencionarlo, pero es un problema, pregonan una verdad sosteniendo el globo  con sólo dos dedos y pff! El globo circunda los cielos al perder el aire de su interior.

¿Acaso todo eso es para ser vistos, acaso hay una necesidad de ser figuras publicas? Es feo decirlo, pero hagan un ejercicio: escojan una figura, celebridad a quien admiren observen su fotografía, sus redes sociales y comparenla con alguna de sus conocidos, triste realidad la de parecer/padecer ‘celebritismo’; conjunto de acciones a una vida publica efímera; ¿sómos el globo, somos quien lo sostiene, somos el aire?

Increíble espectáculo el de el día de hoy, ¡Atentos todos voy a votar¡

Lo nuevo de este año (la verdad no recuerdo si las elecciones pasadas fueron participes, lo mas seguro es que si): Las marcas jugando su papel, la moda es objeto y de hoy quieren un fragmento. conscientes de este crecimiento “democratico”, nacen promociones de 2×1, muestras gratis, rifas, descuentos, a quienes fervorosos democráticos muestren su dedo manchado, y ahi van a esos lugares, incluso se toman las fotografías ahi en espacios públicos (como celebridades)  y promocionan el lugar de su preferencia muestra gratis (como celebridades).

Y así va la corriente de la vida, un espectáculo de la comodidad y la rutina, todo sea por ¿el bienestar del país? ¿un futuro mejor? ¿o solo un miserable dedo manchado pronto a limpiarse?