Archivo de la categoría: Augusto Monterroso

Cartas (I): “vivir, vivir todavía mas intensamente”

 Carta #1: 

La relatividad del tiempo y el espacio (en las vacaciones)

Sabes:
De México a Francia, fue un viaje rapidísimo, a lado de dos grandes maestros, recorrí la autopista de París a Marsella deteniéndonos cada día, en dos paradas de las 62 que existen,   todo gracias a Fafner, el dragon en el que viajábamos.

Las conversaciones con esos dos seres cada vez mas sorprendentes y geniales, el Lobo y la Osita,  me brindaron la oportunidad de ver la vida de otra manera, me enseñaron todo lo necesario para hacer una expedición a la nada,  viajar, lo importante de ver lo que no se mira, cargar lo únicamente necesario, un diario, un libro, una acompañante,  un dragón.  Como olvidar las conversaciones que se daban inesperadas, conforme llegábamos a cada parada, el mapa de los arboles, el ataque de los gusanos y hormigas, los sorprendentes menu’s y descubrir los grandes chefs que son, las torrenciales lluvias, a la Osita espía,  al Lobo espía,  al yo espía, todo a nuestro alrededor,  lo maravilloso que era el momento que se vivía, y no se daban cuenta o no querían notarlo/vivirlo (como nosotros) esos otros seres que pasaban rápidamente,  mecánicamente por la autopista sin ver lo hermoso que da la autopista, nunca olvidare el consejo de la Osita y el Lobo: “vivir, vivir todavía mas intensamente”* Δ
De ahí , en viaje relámpago, llegue a latinoamerica, a la región del amazonas, donde un queridisimo y gran amigo, como también fantástico guía.   Recorrí (guiado por el) toda la  hermosa región  con sus misterios y aventuras,  pase por su programa de radio, fui con el a la presentación de una película a estrenar, a la opera, visitamos las casa con sus leyendas famosas acerca seres contradictorios, la famosa biblioteca, recorrimos el ansiado zoológico con esas especies tan famosas y tan extrañas,  que alegría y para no olvidar la fantástica forma que tenia el guía,  mi amigo, de explicar los sucesos cotidianos, simples (pero no por ello menos interesantes)  que forma tan particular de narrarme la vida, la otra vida, de los sucesos sencillos que peligran por lo cotidiano de los seres que visitamos en el zoológico, una especie muy rara, pero luego te cuento no me adelantare en esto. Te decía que mi gran amigo tenia una forma particular de sintetizar todo, una manera de contarlo y que te deja una enseñanza, te deja pensando a cada terminar de hablar,  era necesario prestar atención a cada una de sus palabras,  que no necesitaban ni una mas y ni una menos, las necesarias para sorprenderme (para sorprender a todos, cuando viajen con el y sea su guía) daba gusto estar en ese lugar, en ese preciso momento.  Por la noche en el bar de San Blas,  me contó la historia de uno de sus grandes amigos, me narro la vida en una sola noche, pero con mas de una botella (perdí la cuenta de cuantas nos terminamos esa noche) la mesa repleta de botellas vacías el sol amenazaba con salir y me despedí  agradeciéndole todas las atenciones que da a quienes se sumergen en la aventura guiada por el (algún día tienes que viajar con el, se que lo disfrutaras tanto como yo). Δ

Pero hoy te escribo desde este lugar, ya casi amanece, estoy esperando el próximo vuelo, no se a donde iré,  observo los destinos: New York  o la Ciudad de México, quizás haga los dos viajes, de N.Y. a Cd. de México y viceversa, muchas veces:  ir y venir,  conociendo, teniendo nuevas aventuras, nuevos amigos, nuevos enemigos, mezclando culturas, !Si!, quizás optare por esa opción,  es lo mas seguro, ya ves, a veces me gana la locura, las ansias de viajar y conocer culturas, y que mas si voy y vengo de una a otra en un lapso y repetidamente,  recordé, una frase que me dijo la Osita o el Lobo, no recuerdo quien pero fueron uno de ellos dos, puede servir para entender mas esto que te decía:  «Cuando se miran dos objetos separados, se empieza a observar el espacio entre los dos objetos, y se concentra la atención en ese espacio, entonces, en ese vacío entre los dos objetos, en un momento dado se percibe la realidad.»**

Así me despido una vez mas, no se hacia donde saldré primero, pero ya tengo decidido que viajare de un lado para otro entre Ciudad de México y New York o New York y Cd. de México  (ya dependerá a donde viaje primero)  pronto sabrás de mi y sobre los nuevos viajes, y que aventuras descubra, no olvides de viajar tu también, recuerda: el diario y el dragón…

!Hasta la próxima!

b

(¿New York o Cd. de México?)

*Del libro “Los autonautas de la cosmopista” De Julio Cortazar y Carol Dunlop
**Del libro “Los autonautas de la cosmopista” De Julio Cortazar y Carol Dunlop

Anuncios