Archivo de la categoría: Gabriel Garcia Marquez

Te agradezco que te murieras Gabo…

10177242_705613846143388_3016651677025327670_n

José Emilio Pacheco en uno de sus poemas menciona que no hay nada peor para un escritor que el famosos sarcófago “Las obras completas” (“amargos pobladores de un sarcófago llamado Obras Completas.“)  ese terreno donde ahora entrará Gabriel García Márquez,  “El Gabo” como le decían sus amigo o quienes pretendían relacionarse (colgarse de su regazo, ser una fanática en la valla gritando escandalosamente para que lo mire su artista) un poco con el escritor, o para un fin meramente de ahorro de caracteres. Hoy a muerto Gabriel Garcia Marquez, desde su recaída en el hospital, supe que él seria el siguiente, Marzo se llevo a muchos poetas, escritores, filósofos, Gabo quería pero la triada estaba llena,  solo falto una quincena (y poquito mas) para llevárselo. Este texto se alarga sin mencionar las obras del famoso escritor colombiano ganador del premio Nobel, porque transcurren las horas y observo mi biblioteca y descubro que no tengo ninguna obra del “Gran Gabo” (como se escribirá en cualquier formato de comunicación en las próximas horas/días/eternidad…) Analizaba su muerte, y que me había dejado (recuerdo las primeras horas de saber que J.E. Pacheco había muerto las de Leopoldo Maria Panero, Luis Villoro, que decir de Federico Campbell, trágicas horas de saber que no leería nada nuevo de ellos, nada creado a partir del día de su muerte, ya saldrán sus obras póstumas y me alegraré de ello, pero nunca más leeré algo nuevo de ellos, tristeza infinita…) como lector. Así llegue a una verdad (¿desagradable?) nunca fui adepto a la literatura de Márquez (inserte su comentario efervescente aquí) nunca considere a G.G.M como un buen escritor para el lector que soy, siempre me falto algo mas en sus libros, algo que yo buscaba y nunca me lo pudo dar (ahora me podrán entender porque lloro tanto la muerte de Pacheco, de Campbell, y que decir del grande insubordinado, loco Leopoldo Maria Panero (aun hasta la fecha, creo que su muerte es una pesadilla de la cual pronto despertaré)).

Estoy creando esto (¿Cómo llamar a este hilo de palabras?) e identifico una forma negativa ante la escritura de G.G.M. pero hay razón en ello (quien fue el que dijo que el 50% de una novela es del escritor y el otro 50% es del lector, Gabo nunca me dio ni un 10 %, lamentable mi elocución) personifico la faramalla de quienes alteraran la verdad dentro de estas horas y quienes ya lo están haciendo, inclino la balanza, escribiendo la verdad acerca de mi opinión de la literatura de “el gran gabo”, siempre respetare a un escritor, porque conozco lo difícil que es esta profesión (“Querer ser un escritor no es optar por una profesión sino un acto de locura”//Vargas Llosa) pero el lector tiene algo de verdugo, el escritor decide si tiene que ser de un solo golpe o repetidamente el corte de su cabeza .

A lo que lleva todo esto pues, rápido y sencillo sin alargar esta diatriba, y ostentarme en una parafernalia envuelta de sílabas mal construidas y exceso de saliva en ello.

Como decía al inicio Pacheco escribió en uno de sus poemas, que no hay nada pero para un “poeta” que el sarcófago llamado “obras completas” pero, reconozco algo que es aun peor, peor que la muerte de un escritor y de la impresión de toda su obra. Son las horas después de la muerte del hombre de letras. La culpa es de los lectores. crecerán las ventas de sus novelas, encenderán las antorchas alrededor de la beatitud del nuevo dios, pero me pongo a pensar, pronto en las paginas de las librerías (en la sección de “mas vendidos”) alcanzará algún puesto del  top 10 el “muertito”, y G.G.M. creo que llegará a estar en primer lugar en este Gran Prix. pero, cuantas de esas ventas, de todos aquellos libros, necesario mencionar uno: “Cien años de soledad” venderá, así es la frase “!Cien años de soledad venderá!” se leerán ávidas las primeras paginas recordando que hace tan poco Gabo estaba en la tierra que pisabas (y ahora tu lo pisaras a él). Se pasaran los capítulos en busca de mentiras (“toda escritura es una gran mentira” no se quien lo dijo y si nadie lo dijo me lo adjudico yo) pasaran los días, la novela sobre el mueble de la recamara, en algún pobre estante,  pobre no por la estructura (todos sabemos que aquellos amantes a la lectura no tienen para comprar un buen librero, ladrillos y tablas , quizás cajas  no importa, o existen aquellos redituados por la literatura que si pueden comprarse el gran librero…) si no por la cantidad de libros que no lo rodearan, quizás uno de esos que todos mencionan ( quien te dice que no esta el libro del que falleció hace un año, y fijate donde quedo y la cantidad de polvo) lo que me preocupa es aquellos “lectores” que por el fervor de la muerte de G.G.M correrán a las tiendas compraran sus obras y creerán hacer un bien a la literatura (tengo esta imagen de, como decirlo, como si le pidieran perdón al muerto en la cruz, quizás son las fechas no lo se, quizás la gente crea que comprar una novela el día de la muerte de su autor sea la redención por no haberle hecho caso toda su vida, quizás solo soy yo y esta cursilería…) pero, pasaran los días, y la novela que dará ahí, inconclusa: “ya es muy tarde, mejor mañana leeré algo ” “el trabajo no me deja leer” “ya va a empezar el partido” entre muchos comentarios de esa clase se impermeabilizara la novela y  esa cama de polvo que la transforma en un verdadero sarcófago cada día, cada hora, cada, ¿cuando el lector volverá a tomar esa lectura y a terminar la gran novela, el cuento, el ensayo, guión, reportaje…? Gran trayectoria la del Gabo, tantos libros escritos, que sus lectores dejaran a la deriva, naufrago en ese estante, una isla solitaria…

Creo que eso puede ser peor que una “OBRA COMPLETA” creo que el lector mas que brindar tributo a su dios le estará clavando la última puñalada (!CUANTA SANGRE!) dejar el libro inconcluso del venerado escritor en turno, cuantas fotos te tomaste con ese libro el día que lo compraste, cuantas veces dijiste que empezarías a leerlo, cuantas frases escribiste en tu red social y ahora, donde esta aquello que te engrandecía lector, donde dejaste aquello que con “tanto esfuerzo” compartías las primeras horas del “muertito”, ya la estatua esta llena de musgo, y soy el único que se acerca a apreciarla, y fíjate que no soy fan del Gabo (!pero es que esto no es solamente  de G.G.M!), pero estaré ahí en los días siguientes, no estos, aquellos cuando todos se olviden de este muerto más, así llegaré a observar el inconcluso trabajo que dejaste, a observar el separador en las primeras paginas de la novela cuando espíe tu casa…

Daria por terminado este (¿como llamar a esto?)…. esto, pero, hay algo más, no todo es malo, nunca es una totalidad, siempre hay partes, algo que se cuela por la rendija, las estatuas tienes sus grietas, así corre el viento, así se destruye…

Agradezco que te murieras Gabriel Garcia Marquez, “Mi querido Gabo…” porque de tu muerte nacerá algún lector pronto a escritor, probablemente no sea él quien compre tu libro, será un familiar o estando en alguna  biblioteca mirará todos esos libros que han sacado y desacomodaron de los estantes,  le llamará la atención (quien no le llamaría la atención leer “soledad” en el titulo de un libro y mas a un adolescente, por que la lectura es de los adolescentes, siempre y para siempre….) Así, se acercará a la literatura, serás el trampolín para descubrirle el gran océano, gracias por tu partida Gabo, de tu muerte nacerán las flores nuevas, eres abono para la tierra, fértil literatura que estoy ávido a leer, me muerdo los ojos de tanta espera, cuantos buenos escritores nacerán de este preciso momento, de tu muerte, de tu partida, este comienzo de lienzos nuevos: vírgenes que tu profanaras, esos ojos que llenaras de mentiras, para que logren saltar y gritar por ellos mismo sus (¿famosas?) mentiras, cuantos de ellos dirán en las entrevistas que fue el día de tu muerte cuando se acercaron a la literatura, o que fue uno de tus libros el primero que leyeron y luego leyeron algo  mejor y descubrieron que querían ser escritores (perdón por meter mi jiribilla en esta ultima frase) pero así será, de este (tu) momento pocas (de tus) novelas serán terminadas de leer, y aun mas pequeño será el numero de aquellos que la chispa inicie el gran incendio, no me deja indiferente tu partida Gabo, he sacado algo bueno de tu muerte, quien  diría que me alegraría que te murieras, esto me lo debías por todas esas “malas” horas que pase con tus libros, Gabo, Gabriel Garcia Marquez, me alegro que te murieras…

 Isaac Contreras

Anuncios