Archivo de la categoría: Río Subterráneo

CARTAS (IV): “¿Qué significa injusticia cuando se habita en la locura?”

De como conocí a la mujer con los abismos mas hermosos que eran sus ojos, y no puedo utilizar otra cosa sino simplemente como lo dice ella: “No quiero morir, lo que deseaba con todas mis fuerzas era ser, vivir en una mirada ajena, reconocerme”

Mientras andaba dando vueltas alrededor del abismo, junto a los shandys… (me estoy adelantando, en  esta otra aventura con esa sociedad secreta, que te contare/sabrás en la siguiente carta) Mientras bailábamos libres del peso de cargar con cosas innecesarias, mientras corríamos y saltábamos por el borde, me percate de una mujer inerte frente al abismo, me detuve, me acerque a ella, la llame tocando su hombro, giro, y con ella aquella hermosa fotografía de su rostro, aquellos ojos penetrantes, tan llenos de misterio, aquella boca sin la falsa expresión,  tan sincera de los labios, esa falta de sombras en el rostro,  fue lo que me hizo seguirla sin decir nada, me señalo el abismo, que ella estaba mirando, contemple con ella el abismo que estaba delante de nosotros y que no me había dado cuenta de su inmensidad, escuche su risa, supe desde ese momento que ella era a quien buscaba, si supieras lo hermoso que se ve un abismo reflejado en sus ojos negros,  yo me encontraba perdido en la imágenes que observaba a través de sus ojos que proyectaban el abismo…

Tiene esa sencillez en la palabra, que se devora fácilmente,  como aquel que cuidaba los trenes en aquella particular estación,   también cuenta con esa maldad del hermano del ciego en su narración,  y cuenta con la fantástica ficción irreal en los sucesos cotidianos como el escritor-alebrije, pero  te das cuenta como estoy tratando de compararla, de lograr una imagen de ella, para que la puedas observar, pero por que no mostrarte su reflejo en el espejo,   ella tiene su propia imagen, ella escribe como ella, como ella solo sabe hacerlo y yo me enamore completamente de la mujer que observaba el abismo…

Me doy cuenta que no tengo la manera de explicarte lo esencial que es ella en este momento en mi vida, sus ojos y el abismo, es necesario que la conozcas,  que conozcas este abismo el que observamos, a esas bestias  tan tiernas que lo habitan(amos), quiero contarte todo lo que mire en este abismo, a través del reflejo de sus ojos inmóviles que me miraban, que me leían,  sueños amputados, viajes con el tiempo, ríos de locura y de pasión, sentencias nocturnas, la belleza del terror, la justicia de la locura,  la soledad de las bestias que observamos en el abismo, lo irreal que es la realidad, y  yo a su lado, con ella, viendo el final de los finales…

Para ella no hay finales felices (¡que estupidez eso de final felices!) para ella son finales, solo existe los finales. El fin, para dar paso a un nuevo comienzo,  como el abismo de sus ojos, frente al abismo que contemplábamos en esta oscuridad…

Aún recuerdo sus únicas palabras que escuche decirle  “No salgas de tu ciudad. No vengas al país de los ríos.  Nunca vuelvas a pensar en nosotros, ni en la locura. Y jamás se te ocurra dirigirnos un poco de amor”*

Como no seguirla cuando después de decir eso, me miro a los ojos, con esa tierna mirada de misterio y se lanzó al abismo,  como no arrojarme al abismo de sus ojos, como lo hice contigo y aun lo sigo haciendo…

¡Hasta la próxima!

ojos 3

* Fragmento del libro de cuentos “Río Subterráneo” De Inés Arredondo

Anuncios